Bitácora

del navegante

histeria contemporánea

María Elena González Rodríguez

Si has llegado hasta aquí es porque ya conoces el objetivo de este blog y su contenido no te resulta insustancial ni complicado. Habrás  advertido también que no tengo más que una verdad que conseguir transmitir. Parte de ella es  esta:

No hay mejor prólogo para un libro que la propia vida.

 

 

 

 

 

Compartir: